3 de septiembre de 2014


La oratoria nunca ha sido mi fuerte. Aunque soy bastante sociable y parlanchina, lo cierto es que cuando me toca “contar algo” frente a un público aún me cuesta vencer el miedo a no saber expresarme correctamente, la lengua se me hace un nudo y tartamudeo. ¡Agh!


Me sucedió cuando presenté por primera vez mi proyecto Minimundos, en la facultad de Bellas Artes en 2003. Había montado un pequeña exposición con mis obras en la clase de Proyectos, frente a mis compañeros de clase y el profesor Juan José Gómez Molina. Estaba muy nerviosa, sentía las manos húmedas, la boca seca y las tripas encogidas.

Unos meses antes, durante una tutoría, Juanjo me había dicho que los bocetos de mi proyecto le parecían “una sucesión de simples imágenes bonitas, vacías y sin propósito”. Sus palabras me habían dejado en shock pero me lo tomé como un reto y me esforcé en crear un hilo conductor para ellas. Y ese hilo conductor fue el concepto de los Minimundos. Al final la presentación salió bastante decente. ¡Aún con todos mis nervios y tartamudeos!

Ese mismo año subí por primera vez la web de minimundos.com con ilustraciones, relatos y fotografías. También eran mis primeros pinitos como diseñadora web. Si consigo encontrar alguna evidencia de aquellos primeros -y tronchantes- diseños, prometo que la compartiré por aquí.

En 2007 Gómez Molina falleció en un accidente de tráfico. A él le debemos que por primera vez en España la Fotografía se convirtiera en una disciplina universitaria, además de crear la especialidad de Imagen en BBAA. Era un artista excepcional pero sobre todo un gran maestro vocacional, de los que te inundan la cabeza de preguntas y te ayudan a desarrollar un sentido crítico. Una auténtica rareza en la facultad de BBAA de la complu, plagada por aquel entonces de docentes pseudoartistas frustrados que trataban a los alumnos como competencia en el mercado del arte. Ójala hubiera podido mostrarle mi evolución y darle las gracias personalmente porque si hoy Minimundos cumple 11 añitos en parte es por su labor como profesor.

ATENCIÓN: Para celebrar el 11º aniversario estoy preparando un regalo otoñal. ¡Estad atentos a vuestras pantallas!

1 comentarios:

Sira dijo...

Que bonitas palabras, Gala! A mi también me pasaba en la uni que habían profesores que se crean más que los alumnos. Había pocos en los que podías aprender :)

Tienda online