17 de junio de 2009


Que no dead can dance, que eso es otra cosa muy diferente.
Vaaale, es también un poquejo siniestra también pero ahora no viene al caso.

El otro día una cabecita pequeña y raruna se coló debajo de este cubremicros -gracias por la inmortalidad fotera del momento, Enjuto!- Este pedazo de tela pelusona es también conocido entre los masters del audiovisual con el cariñoso apodo de "gato muerto".

Pero qué importa su mote o esos minúsculos inconvenientes en forma de pelitos que le hacen a una estornudar y no parar. ¿Es o no es un buen apaño como complemento invernal?

0 comentarios:

Tienda online